Imagina que tienes una tienda con un escaparate atractivo en una de las calles más céntricas del mundo, abierta las 24 horas del día y los 365 días del año. Eso es más o menos lo que ocurre cuando inviertes en publicidad en Internet: automáticamente te vuelves visible para miles de personas que te estaban buscando y ni siquiera sabían que existías.
Hay dos formas de atraer a los clientes al sitio web con estrategias básicas de ventas: estrategia de "PULL" se refiere como su nombre lo indica, a dejar que halen su producto o servicio, particularmente cuando lo están buscando. El mejor ejemplo de este tipo de estrategia es lo que eran las páginas amarillas o lo que es Google hoy en día. El cliente busca (hala) nuestro producto y lo consigue. Es estar presente cuando a uno lo buscan.
×